Periodoncia e higiene bucal

Tan importante en la boca es la salud de las piezas dentales como de las encías.

La patología gingival tiene un comienzo silencioso y asintomático por lo que es recomendable hacer un revisión anual para comprobar su estado, a medida que evoluciona aparece el sangrado espontáneo o al cepillado, acumulación de sarro subgingival, lo que acarrea la pérdida de hueso, la disminución de la fijación gingival y la consiguiente pérdida de soporte del diente, con lo cual se empieza a mover.

 La “limpieza bucal” sirve para quitar las tinciones producidas por alimentos, bebidas como el té, café, vino tinto, tabaco, sarro que se deposita en zonas de molares o en incisivos inferiores, básicamente por la cercanía a la salida de los conductos de las glándulas salivares.

 

Cuando el problema es más grave ya entramos en lo que se denomina “tratamiento periodontal”. Es una limpieza más exhaustiva en la que se mide la pérdida de encía adherida, de hueso, movilidad de las piezas gtech.com. Todo ello queda reflejado en una gráfica periodontal que con el tiempo nos permitirá ver la mejoría o el empeoramiento de las encías. Mediante unas curetas se suprime el sarro subgingival. En los casos más graves puede ser necesaria la cirugía para poder acceder a las raíces de las piezas. El paciente periodontal debe mentalizarse de acudir dos veces al año a revisión para controlar su nivel de placa y evitar que se formen depósitos de sarro en zonas de difícil acceso.